“Para la prensa la verdad debería ser un valor absoluto” Charles Lane

26 Mar

gepeto produccionPR08_GLASS_130213_ESPERANZASOTO

El precio de la verdad es una película basada en hechos reales que cuenta la historia del periodista Stephen Glass. Glass trabajaba como redactor para una de las revistas más importantes de Estados unidos, The New Republic, y fue el protagonista de uno de los mayores escándalos de fraude periodístico de la historia.

Stephen Glass

Stephen Glass, escribió un artículo en el que un joven de 15 años había accedido a las bases de datos de una empresa Jukt Micronics y ésta lo contrató como asesor de seguridad en su red. Por tanto, el joven tenía la capacidad de chantajear a la empresa para no desvelar sus secretos. Esta historia totalmente inventada fue investigada por la edición digital de la revista Forbes y más concretamente por su redactor Adam L. Penenberg.  A Penenberg, especialista y conocedor de temas relacionados con los hackers y la tecnología, le sorprendió la noticia al no tener constancia del hecho y comenzó su investigación. En el artículo “Lies, damn lies and fiction”, el redactor de Forbes explica cómo empezó su investigación:

Adam. L. Penenberg“Nuestro primer paso fue conectar Jukt Micronics en un montón de motores de búsqueda. No se encontraron sitios web, extraño para una “empresa de software tan grande. Nuestro siguiente paso fue contactar con el Software Publishers Association of America. Nada. Siguiente en la lista es el California Franchise Tax Board. Un funcionario de la Junta de Impuestos confirmó que Jukt Micronics nunca había pagado ningún impuesto. Investigaciones posteriores revelaron que Jukt Micronics, si es que existía, no figuraba en ninguno de los códigos de área de California 15. Sarah Gilmer en la oficina del Secretario de Estado de California dijo que no había ningún registro de la compañía.”

Penenberg en su artículo, Forbes smokes out fake New Republic on hackers explica como Charles Lane, redactor jefe de The New Republic, no comienza su investigación hasta que Forbes le informa de que iba a publicar una historia que demostraba la falsedad del artículo:

charles laneEl domingo, 10 de mayo de carril emitió un comunicado de prensa anunciando que había destapado al editor asociado Stephen Glass. Lane, admitió que la historia “contenía caracteres y situaciones inventadas. The New Republic tomó estas medidas sólo después de que Forbes informara a la revista que iba a publicar una historia que demostraba que ” Heaven Hack “fue una farsa de arriba a abajo.” Su consulta desencadenó 

mi investigación, dijo Lane”.

Otro artículo bastante interesante es el que escribió Kambiz Foroohar, también redactor de  Forbes, en el que habla sobre cómo se llevó a cabo la investigación y si se equivocaron al no publicar el artículo antes de comentárselo a Chuck Lane.

“¿Deberíamos haber publicado nuestra historia el viernes? Hemos cometido un error en el lado de la precaución. En el kambizclima actual de gatillo fácil el periodismo es mejor perder la primicia a que te explote en la cara.  Irónicamente, Editor Charles Lane siente lo mismo. En el 25 de mayo asunto, escribió un editorial en el que escribió: “Para la prensa, la verdad es, o debería ser, un valor absoluto.”

¿El rigor, la verificación y el buen periodismo son sinónimos de medios tradicionales? El caso de The New Republic y Forbes contesta claramente a la pregunta. Para nada. Esas tres cualidades van acorde con los periodistas, y depende de ellos que se cumplan. Como hemos comprobado  Forbes, una edición online que llevaba apenas un año funcionando, destapó el mayor escándalo cuando aún los medios online no tenían credibilidad. La vida del buen periodismo y su credibilidad, ya sea online o en papel, depende de los propios periodistas. Según la encuesta “Tipologías Trends In Media Consumer–Ymedia”, elaborada por la compañía Cimop el año pasado, los españoles consideran la televisión, la radio y los diarios digitales, los medios de comunicación más fiables.

Tras analizar los artículos escritos por la revista  Forbes y ver la película “El precio de la verdad” queda bastante claro que la invención de un artículo y su consiguiente publicación en una revista de tal trascendencia como era y es The New Republic, es muy fácil. ¿Cuáles son las fases por las que pasa un artículo o noticia antes de ser publicado? Supuestamente, es el editor jefe el que se encarga de darle el visto bueno a un artículo escrito por uno de sus redactores. Con darle el visto bueno nos referimos a revisar ortografía, expresiones, buena redacción, etc.

El control de la veracidad de las fuentes. ¿Un editor jefe va a llamar a todas las fuentes a las que han acudido sus reporteros para saber si verdaderamente han hablado o no con ellos? ¿Cómo se controla eso? En España tenemos un Código de Autorregulación de los medios. Según Hugo Aznar, Profesor de Ética de la Comunicación de la Universidad Cardenal Herrera – CEU de Valencia, define la autorregulación como “conjunto de iniciativas, acuerdos, organismos, instrumentos y mecanismos relacionados con la actividad de los medios y orientados a garantizar que su actuación se ajuste a los valores y normas éticas que se consideran deseables”. En Estados Unidos no tienen Códigos de Autorregulación de medios. Son los propios medios los que se controlan. El ejemplo claro es el de  Forbes, el cibermedio analiza la información de la revista The New Republic para saber si esa información es veraz. Lo peor de todo esto es que es imposible verificar todas las fuentes a las que acude un periodista para elaborar su información. Somos nosotros, los profesionales de la información, los que debemos actuar como tal, como profesionales y cumplir con nuestra obligación: transmitir información, pero información veraz y contrastada.

¿Quién nos dice a nosotros que lo que leemos todos los días es cierto? ¿Cómo lo podemos saber? En algunos casos podremos preguntar a los protagonistas de la información si es cierta o no pero en otros, nos resultará imposible. Confiamos en los periodistas y nos creemos lo que nos dicen. Si un periodista no transmite una información verdadera está faltando al respeto a su público.

Los medios se ganan la confianza del público a través de la calidad y veracidad de sus informaciones. El éxito de los medios de comunicación está en su público y estos casos de corrupción periodística al único al que perjudica es al medio de comunicación.

Y por último, para acabar con mis conclusiones, quiero señalar la vital importancia que tienen las anotaciones y listado de fuentes de los periodistas a la hora de elaborar una información. Son las que en caso de conflicto o duda, demuestran siempre la veracidad de los hechos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: