A.Montagut: “La calidad de una democracia se puede medir por la fuerza de sus periódicos”

13 Feb

producc  PR07_NEWPAPER_130213_SILVIAFRANCH

 Newpaper: cómo la revolución digital transforma la prensa

 Albert Montagut

 430 páginas

 Editorial Deusto

El periodista Albert Montagut recoge en su libro la situación actual que vive la prensa así como la transformación que ha sufrido en las últimas décadas debido a los cambios tecnológicos. Junto con la colaboración y opinión de grandes profesionales como Juan Luis Cebrián, Pedro J. Ramírez o Gumersindo Lafuente, entre otros, ha tratado de plasmar la batalla ‘print-online’ a la que se enfrentan los diarios. Una batalla propiciada por la crisis del modelo de negocio, la crisis económica y publicitaria y, sobretodo, la resistencia al cambio frente a la necesidad de renovación.

Los diarios digitales ocupan cada vez mayor terreno, por ello, es primordial que la prensa impresa asimile lo ocurrido, afronte las dificultades a las que se enfrenta y se amolde lo mejor que pueda. Así podrá sobrevivir.

Lo esencial es mantener vivo el periodismo, su calidad y su objetivo: contar buenas historias.

“El periodismo print, del bloc y bolígrafo, se tambalea, moribundo, esperando la última embestida online”, Albert Montagut. Internet se ha convertido en la plataforma donde la prensa se ha hecho presente mediante la publicación digital de sus ediciones. Sin embargo, la coexistencia con el medio tradicional (papel o print) no ha sido ni está siendo nada fácil. Muchos profesionales de la prensa papel se resisten a aceptar el cambio: “pasan los años y siguen sin crearse modelos de negocio diferenciados e independientes. El giro no se ha producido y una de las razones es porque el espíritu gremial que mueve a la prensa sigue ejerciendo un peso considerable que traba su transformación”, Luis Ángel F.H.

Los medios digitales han supuesto una nueva vía de información, con un lenguaje propio y unas características diferentes a cualquier otro: inmediatez, ubicuidad, la estrecha relación entre periodista y usuario…ha roto las barreras del tiempo y del espacio; tal y como expone José Antich, “Internet es instantáneo, sin fronteras, fresco, casi sin límites, es una fuente inagotable de información. Los medios convencionales son profesionales, rigurosos, transversales, plurales, se rigen por códigos deontológicos, por el respeto a las personas e ideas…Por ello, la prensa impresa e Internet son dos medios complementarios, se necesitan mutuamente para completar la imagen de la sociedad actual. No se puede explicar el presente sin ninguno de los dos”.

Y es ahí donde está el fallo. Muchos no han sido capaces de ver que el modelo ‘print-online’ puede ser factible perfectamente sin necesidad de cargarse a uno u a otro. No se trata de un ‘copia y pega’ de la edición impresa al online sinó de la convivencia de redacciones y la implicación de los periodistas para conseguir, sea cual sea el medio, un periodismo de calidad; que, al fin y al cabo, debe ser el objetivo principal.

Los periodistas son la clave

 Según el periodista Arturo San Agustín, “en España, el suicidio de los diarios de papel comenzó cuando en ellos dejamos de contar historias. Nacemos para escuchar historias y necesitamos que alguien nos las cuente”. En esta guerra print-online nos empeñamos en averiguar por qué están desapareciendo los periódicos, cómo podemos reparar las pérdidas…No se trata de luchar por salvar la prensa impresa como icono nacional sinó de profundizar en el asunto, de ver en qué se ha fallado y de tratar de salvar, no sólo los periódicos, sinó algo mucho más importante: el periodismo.

Un periodismo que, en muchos diarios digitales, se pierde ante la devastadora competencia, la cual se impone a la calidad; “la calidad de la información ha empezado ya a ser sacrificada por la cantidad y la instantaneidad: producto digitar ‘low cost’”, explicaba Rafael Ramos, periodista de ‘La Vanguardia’. Y es aquí donde los periodistas juegan un papel fundamental.

Existe una terrible confusión, muy común hoy en día, de que ‘periodista puede ser cualquiera’  y está haciendo mella en nuestra profesión; por ello, hay que defender la profesionalidad del periodista frente a los nuevos medios y distinguir entre oficio y afición.

Internet ha propiciado el nacimiento del llamado ‘periodismo ciudadano’. Hace unos años resultaba impensable que cualquier persona pudiera recoger y difundir (a través de su móvil, iPad, redes sociales, sitios web, etcétera) cualquier tipo de información. Se trata de un gran avance siempre y cuando se entienda como una  buena práctica social y no como un intento de intrusismo en la profesión y/o un  trabajo equiparable al del periodista, ese ‘storyteller’ que, con honestidad y rigor, cuenta algo que le ha pasado a los demás; aquel que, a diferencia de cualquier otra persona, tiene la responsabilidad de saber lo que puede publicarse y lo que no: no todo vale.

Crisis publicitaria

 En España, la caída de la inversión publicitaria acrecenta cada año… Esto se ha materializado en una “solución” tajante por parte de las empresas: despidos masivos, ERE, cierre de ediciones, reducciones salariales… ¿Único remedio ante la falta de rentabilidad?¿La mejor forma de mantener llenos los bolsillos de unos pocos? El caso es que más de 8.000 periodistas se han ido a la calle desde que comenzó la crisis en 2007.

El desembolso de los anunciantes ha evolucionado y se ha ido trasladando a la red debido al menor coste y a un mayor impacto sobre el usuario y es que hoy todos los diarios de referencia tienen más audiencia en sus ediciones online. Juan Varela: “los soportes digitales acaparan el negocio. La prensa en España ha perdido más de la mitad sus ingresos publicitarios y un tercio de la facturación total desde el inicio de la crisis; y la caída continuará hasta que sólo quede un puñado de medios impresos”. Y es que la publicidad cada vez se ve menos y es menos efectiva en los formatos convencionales.

Reinventar el negocio

 “Hemos cometido el error un error colectivo al distribuir contenidos de alto valor añadido a través de canales gratuitos y lo estamos pagando, y estamos ante la urgente necesidad de rectificar eso”, Pedro J. Ramírez. La red ha creado una cultura de acceso gratuito a cualquier tipo de información que suprime la necesidad de pagar por los contenidos informativos. Muchos entendidos y profesionales del sector, lo consideran una de las causas esenciales del declive de la prensa, sobretodo la impresa. Así lo explicaba en una entrevista a Edwy Plenel, ex director deLe Monde y actual director de Mediapart.fr: el periodismo no debe ser inmediato ni superficial ni gratuito. Su proyecto está resultando bastante rentable ya que cuenta con más de 60.000 suscriptores fijos. Esto mismo esta intentando conseguir, en España, Pedro J. con su proyectoOrbyt. Estos planes podrían ayudar al sector ante la decadencia que sufre; pero bien es cierto que va a resultar muy complicado que la gente se acostumbre a pagar cuando tiene una abundante oferta gratuita a su alcance. Estoy totalmente de acuerdo con Fernando Baeta en que “los ingresos publicitarios van a ser siempre superiores a los ingresos por venta de información en un país (España) donde es muy dificil que se pague por información cuando no se hace ni por música, ni por cine, ni por libros…Y cuando siempre va a haber medios que te lo van a dar todo en abierto, gratis“.

Así pues, la prensa ha de mirar hacia delante y tratar de sostenerse racionalizando las estructuras print y online y tomando determinaciones inteligentes en las ediciones papel. Los financieros deben olvidarse de los recortes y volcarse en cómo pueden activar nuevos ingresos. Es el momento de corregir errores y adapatarse al cambio tecnológico. Todo ello, para conseguir un periodismo de calidad independiente, creíble, útil y rentable.

 

“Los periódicos siguen siendo fundamentales, papel y digitales. En los países democráticos somos piezas esenciales de pluralismo y la calidad de una democracia se puede medir por la fuerza de sus periódicos”

“Las bombas no paran un diario”

“En periodismo digital, los acontecimientos se viven al minuto, en el más vivo directo y con la máxima tensión”

“Los periodistas tendrán que trabajar más duro para hacer que lo que creen que tiene un valor sea valioso para el público”

“Si el periodismo es contar lo que pasa y explicar por qué está pasando, si el periodismo es, también, contar historias: el periodismo está vivo y tiene mucha vida por delante”

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: