El buen periodismo tiene salida

14 Dic

foto yoPR03_KAPU_141212_SILVIAFRANCH

Una de las biógrafas más reconocidas de Kapuscinski, Beata Nowacka, vinó a la UMH para mostrarnos la visión de este polifacético periodista sobre nuestra profesión. Considerado como “el mayor periodista del siglo XX”, fue además historiador, maestro, escritor, poeta y fotógrafo. Era un periodista diferente, a la hora de conseguir noticias siempre estaba en primera línea. Cubrió la independencia africana, fin del colonialismo, y más tarde Latinoamérica: quería ser testigo de los cambios, no quedarse a un lado.

Una de las características de un periodista es conseguir exclusivas, “las noticias son un tesoro”, y para ello no le importaba jugarse la vida: “cuando todo esta tranquilo, me duermo; quiero ir a lugares peligrosos para ponerme a prueba y afrontar las situaciones más duras”. Vivir en esas condiciones fue una gran lección para él, así pues, considera que un buen reportero “debe empatizar y amar a otras personas”, esa será su principal cualidad.

Para Kapuscinski, el hecho de ser periodista no era una cuestión simplemente de ganar dinero sinó una misión: la de contar y que todo el mundo sepa.

El pasado noviembre, en la XXVII edición del Premio de Periodismo Europeo “Francisco Cerecedo”, una de las galardonadas fue Pepa Bueno. En su discurso, expuso que “el buen periodismo está donde hay un buen periodista” y, a la hora de gestionar la información, “se trata de ofrecer la mejor, la más contrastada, la más exhaustiva […], escuchando a la sociedad a la que nos dirigimos”. Este trabajo es “una tarea colectiva”, explicaba la periodista; y así también quiso reflejarlo Kapucinski en su metodología: “sin la ayuda de los otros no se puede escribir un reportaje. Todo reportaje en realidad es el fruto del trabajo de muchos, un trabajo colectivo, y sin un espíritu de colectividad, de cooperación, de buena voluntad, de comprensión recíproca, escribir es imposible”.

Por último, además de todas estas consideraciones, es fundamental la integridad y la ética del periodista ya que “para ejercer el periodismo, ante todo, hay que ser buenos seres humanos. Las malas personas no pueden ser buenos periodistas. Si se es una buena persona se puede intentar comprender a los demás, sus intenciones, su fe, sus intereses, sus dificultades, sus tragedias. Y convertirse en parte de sus destinos”, manifestaba Kapuscinski. Esta característica ha sido considerada esencial en nuestra profesión e incluida en numerosos manuales y listados sobre cómo ser un buen periodista, por ejemplo, en el “Decálogo del buen periodista” del periodista y experto en ética Javier Darío Restrepo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: